domingo, 5 de agosto de 2012

Luthien Tinuviel



Se dice que la más bella historia de amor narrada por Tolkien es la historia de Beren y Luthien.

Beren, un hombre y un guerrero de la casa de Bëor. Luthien, una princesa de la casa de los Eldar y por tanto, inmortal.
Muerto Beren, Luthien desespera e implora a Mandos por la suerte de su amado…

"...y cuando Lúthien se arrodilló a los pies de Mandos, sus lágrimas cayeron como lluvia sobre la piedra, y Mandos se conmovió, él que nunca se conmoviera antes y que nunca se conmovió después"

Se dice que Luthien eligió una vida mortal si con ello Beren regresaba de la muerte. La historia es bellísima, más tarde, historia y destino que seguirían Aragorn y Arwen.
Una condición impuso Eru, el Único: acabado vuestro tiempo sobre la Tierra la abandonaréis y moraréis conmigo. De hecho y según creo, el regalo más preciado, una eternidad juntos; una eternidad bajo la luz que brilla y no ciega. 

El mundo subcreado por Tolkien se debate entre dos pulsiones, a saber, la muerte y el amor. El amor como conquistador de las tinieblas, un amor que no muere y funde dos almas en una sola.

3 comentarios:

Mari dijo...

¡Y dices que mi blog es "pura estética y buen gusto"!...Me da que esta preciosidad comparte los calificativos...¡Bellísimo!
Un besito, cielo...;))

Mar dijo...

Preciosa imagen, Valaf.

"Acabado vuestro tiempo sobre la Tierra la abandonaréis y moraréis conmigo" es lo mejor de la historia, la vida eterna.

Bss.

Jordi dijo...

Bienvenida, Mar !!!

Un beso